Empleo y personas
con discapacidad

Acercamiento a la discapacidad

Para empezar, es necesario afirmar que no existe una sola definición que abarque todas las dimensiones del término discapacidad. Partiendo de la propuesta de la Organización Mundial de la Salud, la definición de discapacidad tiene tres componentes: (i) deficiencias, (ii) limitaciones en la actividad y (iii) restricciones en la participación. Veamos cada una de ellas:

  • En cuanto a las deficiencias: se refiere a la pérdida o ausencia de una estructura y/o función corporal o psicológica de una persona.
  • En cuanto a las limitaciones en la actividad: se refiere dificultades para realizar una tarea o acciones cotidianas.
  • En cuanto a las restricciones en la participación, se refiere a los obstáculos para formar parte en distintos ámbitos de la vida, por ejemplo, muchas personas con discapacidad se enfrentan a muchas dificultades para encontrar, adaptarse y permanecer en un trabajo que les ejercer su autonomía y libertad.

De otro lado, en el Artículo 3 de la Ley N° 29973, Ley General de la Persona con Discapacidad, se define discapacidad de la siguiente manera: “La persona con discapacidad es aquella que tiene una o más deficiencias físicas, sensoriales, mentales o intelectuales de carácter permanente que, al interactuar con diversas barreras actitudinales y del entorno, no ejerza o pueda verse impedida en el ejercicio de sus derechos y su inclusión plena y efectiva en la sociedad, en igualdad de condiciones que los demás”.

Como se observa, tanto en la definición de la OMS como en la de la Ley Nº 29973, es necesario reconocer que la discapacidad no debe constituir una limitación para la participación plena de la persona en todos los ámbitos de la vida. Para ello, se debe de tener en cuenta que una connotación connotación negativa, pondrá el énfasis a “la falta” o “disminución” de capacidades. Recordemos que, hasta hace unos años, estaba extendida la idea de la discapacidad como un ‘castigo de Dios’, una enfermedad o ‘minusvalía’: Es decir un modelo médico o rehabilitador.

Esta concepción que tiene en la base las ideas de “caridad” o de “lástima” tiene que ser superada, y para ello el reconocimiento del potencial y aporte a la sociedad de las personas con discapacidad es central, ya que a pesar de que se ha superado, en alguna medida, las ideas anteriormente mencionadas, aún queda un trecho largo que recorrer para incorporar en nuestro sentido común la idea de discapacidad desde un modelo social.

El modelo social pone al centro a las personas con discapacidad, reconociéndolas como personas plenas de derechos, sin castigos de Dios, sin considerarlos enfermos ni minusválidos. Lo central en este enfoque es prestar atención a las barreras u obstáculos en la sociedad para que puedan interactuar y participar plenamente, ejerciendo, por lo tanto, sus derechos sin limitaciones. Se requiere del esfuerzo y compromiso de toda la sociedad para expandir el modelo social para comprender la discapacidad, para superar de ese modo las ideas erróneas, los prejuicios que arrastramos y que limita el pleno desarrollo de un grupo importante de ciudadanos y ciudadanas de nuestro país.

Definición de persona con discapacidad

En el marco de Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad y la Ley N° 29973, Ley General de Personas con Discapacidad en el Perú, considera que persona con discapacidad “es aquella que tiene una o más deficiencias físicas, sensoriales, mentales o intelectuales de carácter permanente que, al interactuar con diversas barreras actitudinales y del entorno, no ejerza o pueda verse impedida en el ejercicio de sus derechos y su inclusión plena y efectiva en la sociedad, en igualdad de condiciones que los demás”.

¿Qué está al centro de esta definición?

Las barreras que limitan el buen funcionamiento y desarrollo de la persona con discapacidad en la sociedad, y que muchas veces, estas limitaciones son atribuidas a   la persona y no a su entorno. En esa medida, afirmamos que la discapacidad está más “en la mirada del otro” y en los obstáculos y barreras para su desenvolvimiento.

Estas barreras pueden ser físicas, o actitudinales y limitan que la persona con discapacidad, participe en actividades y áreas importantes de la vida, con igualdad de oportunidades para hacer efectivos esos derechos, como las personas sin discapacidad.

Barreras actitudinales

Se refieren a actitudes con una carga negativa que ponen de manifiesto prejuicios, estereotipos o desconocimiento sobre las personas con discapacidad. Entre las principales barreras actitudinales se encuentran:

  • Actitudes negativas del entorno hacia la persona: como, por ejemplo, creer que por ser una persona con discapacidad la persona no es digna de confianza.
  • Falta de expectativas sobre sus capacidades y habilidades, como, por ejemplo, pensar que una persona con discapacidad no puede ser productiva, inteligente y que aporte valor a la sociedad y a los lugares donde laboran.
  • Miedo de acercarse a la persona con discapacidad, como por ejemplo pensar que una discapacidad se contagia y por ello es preferible mantenerlos lejos.

Las barreras actitudinales son las más difíciles de superar, porque en su base están ideas preconcebidas arraigadas durante mucho tiempo en nuestro entorno social.

Barreras físicas

Estas barreras se manifiestan en la forma en que son concebidas y construidas las ciudades, donde lamentablemente muchas veces no permiten el acceso o el libre tránsito de las personas con discapacidad.  Entre las principales barreras físicas encontramos:

  • Ciudades inaccesibles: gradas, desniveles, falta de rampas, u otras barreras en el ambiente físico.
  • Falta de acceso a la tecnología de la información: como por ejemplos aplicaciones o páginas web que no son accesibles a todas las personas siguiendo los estándares mínimos de acceso.

En la medida de que exista una mayor conciencia sobre la necesidad de generar espacios físicos y entornos accesibles para todas las personas, se irán superando las barreras físicas.

Barreras en la comunicación

Para el desarrollo pleno de todas las personas es fundamental el poder comunicarse, es decir tener la posibilidad de que sus mensajes sean comprendidos por los demás y comprender los mensajes que se emiten en su entorno. En ese sentido, las barreras en la comunicación constituyen una barrera para el desarrollo de las personas. Entre las principales barreras en la comunicación encontramos:

  • Atención en servicios públicos sin un sistema o intérprete en Lengua de Señas Peruanas.
  • Ausencia del intérprete de Lengua de Señas Peruanas en los medios televisivos y radiales.

Existen muchas otras barreras que pasan inadvertidas en un mundo pensado para personas sin discapacidad. Por ello es nuestro deber estar alertas para asegurar que todas las personas puedan ejercer sus derechos eliminando las barreras que muchas veces lo impiden.

Tipos de discapacidad

Si bien es correcto decir personas con discapacidad, sería un error pensar que todas las discapacidades son iguales. La discapacidad es muy heterogénea y diversa sería muy difícil abarcar a todas. Sin embargo, de acuerdo con la Ley General de la PCD, Ley N°29973, se propone la siguiente tipología.

Discapacidad física.- Afecta a los miembros superiores e inferiores. Incluye también deficiencias musculoesqueléticas entre otras. Para saber sobre discapacidad física vaya al video ajustes razonables y discapacidad física.

Discapacidad sensorial.- Incluye las deficiencias que afectan a la vista, la audición o el habla.

Discapacidad intelectual.- Antes denominada retardo mental, sin embargo, ya no se utiliza ese término por ser peyorativo. En la actualidad se denomina “discapacidad intelectual y del desarrollo” que incluye el trastorno del espectro autista.

Discapacidad mental.- También denominada psicosocial y hace referencia a la derivada de problemas en la salud mental.

Si bien no es parte de la tipología antes mencionada en la Ley N° 29973 (ver comentario anterior), es importante considerar a ‘Otras discapacidades’ no incluidas entre las ya citadas que sin embargo están presentes, como, por ejemplo: acondroplasia (personas de talla baja), sordoceguera, entre otras.



¿Te sirvió el contenido?
0

¿Necesita ayuda?

ESCRIBANOS